Buscar este blog

sábado, 28 de mayo de 2016

¡Qué le den al IBI!





El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza que tuvo lugar ayer, fue extraño, en ocasiones tenso y en otras muy tenso.

Una gran parte del mismo discurrió por las tierras del insulto, prueba de ello es que se escucharon muchas voces de los que se consideraban objetos de faltas de respeto en lo personal. No seré yo quien diga que todo vale en el debate político, pero en ocasiones nuestros políticos hacen gala de una piel tan fina que contrasta con la coraza y afilados espolones que lucen cuando dicta la ocasión.

Sorprende también que haya quien pueda hacer gala de sus méritos, en términos de paseos por los juzgados como demandado o sentencias condenatorias, en la casa que garantiza derechos y libertades del conjunto de los zaragozanos.

Tampoco resulta fácil de asimilar que puedan llegar a entenderse partes que enarbolan la bandera del cumplimiento a rajatabla de los reglamentos internos, con otras que, literalmente, opinan: "¡qué le den a la regla de gasto!", vaya que dicho de otra forma significa: "¡qué le den a la Ley de Estabilidad Presupuestaria!".

Si a este espectáculo, añadimos la lejanía de algunas de los propuestas de los grupos políticos, que parecen más preocupados por cuestiones para los que las competencias municipales quedan a gran distancia, léase en este caso las reformas constitucionales, los tratados de libre comercio, etc., es fácil entender el creciente desapego del ciudadano con la política en general y con la municipal en particular.

Se hace preciso reflexionar sobre estas cuestiones, cualquier día alguien puede pensar que la misma "patente de corso" que parecen lucir algunos concejales puede ser válida para sí mismo y presentarse ante el Registro Municipal con una carta al Sr. Alcalde que diga: "¡qué le den al IBI!". Veremos entonces como se pagan las nóminas de los funcionarios, los compromisos con los proveedores, los proyectos sociales o los productos de tocador de alcaldía.

Zaragoza. Mayo de 2016

No hay comentarios: