Buscar este blog

jueves, 23 de febrero de 2017

Miralbueno. Una breve explicación contable




Entender la contabilidad de un municipio de una Junta de Distrito no es una tarea fácil. Hay que tener presente una serie de conceptos y contar con la información adecuada antes de comprometer la propia palabra para reducir el riesgo de “meteduras de pata”.

Unos conceptos básicos para empezar. Cualquier pago desde una Junta de Distrito, particularmente la que nos ocupa que es la de Miralbueno, atraviesa una serie de fases: La Fase A de “Autorización del gasto”, es cuando se acuerda la realización de un gasto determinado y en ese mismo momento se reserva la totalidad o parte de un crédito presupuestario. En la siguiente fase, Fase D de “Disposición o compromiso del gasto” se acuerda la realización de los correspondientes gastos (por ejemplo, después de seguir el procedimiento de licitación, se adjudica la obra a un contratista por un determinado importe). La siguiente fase, Fase O, “Reconocimiento y liquidación de la obligación” es cuando se reconoce la obligación derivada de una entrega o certificación de una obra. Finalmente la Fase P de “Ordenación de pago” lleva a la realización del pago definitivo al proveedor, lo cual tampoco quiere decir que el dinero salga de la caja de manera inmediata.

Disponer del estado real del presupuesto de gastos de una junta, supone conocer la fase de cada uno de los gastos comprometidos. Quedarse con los datos de la última fase, facturas efectivamente pagadas, y obviar el resto de fases no deja toda la información al descubierto.

La liquidación del presupuesto de gastos: de la Junta de Miralbueno arroja los siguientes datos, según reflejo de la contabilidad municipal:

Los créditos presupuestarios autorizados por el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ascendieron a 36.872,00 euros, de los cuales a fecha del cierre de la contabilidad municipal habían sido comprometidos 36.087,82 para la realización de gastos

Los pagos, es decir, el importe de las obligaciones reconocidas en el ejercicio que se han pagado ascendió a 17.958,98 euros. Es evidente que siempre hay un desfase entre lo ejecutado/certificado y lo efectivamente pagado por plazos de pago, errores administrativos, etc.

Este desfase, es decir las obligaciones pendientes de pago a 31 de diciembre ascendieron a 18.128,84 euros. Su importe será el resultado de deducir de las obligaciones reconocidas netas (36.087,82) los pagos realizados (17.958,98 ).

El remanente de crédito, es decir, el crédito definitivo que no se ha consumido en el ejercicio se calcula como diferencia entre los créditos definitivos (36.872,00) y las obligaciones reconocidas netas (36.087,82 ), o lo que es lo mismo: 784,18 euros.

Esta es la cifra final, 784,18 euros son los no ejecutados que volverán a las arcas municipales para pagar proveedores o reducir deuda, tan solo un 2% del presupuesto inicial y muy en la línea con otros distritos de la Ciudad: Actur 699,01 euros; Las Fuentes 971,82 euros ; Torrero 506,40 euros, etc. Sólo se apartan de estas cifras Santa Isabel con 7.703,80 euros, Centro con 8.629,96 euros y por el otro extremo, y merece especial mención por lo ajustado, El Rabal con ¡0,11 euros!

Estos son los datos ciertos, si la información que se pública en la página web municipal no es completa, será necesario analizar la posibilidad de hacerlo. En cualquier caso, los concejales presidentes de las Juntas Municipales, al menos los de la oposición, no son responsables de la mala interpretación que se haga a partir de unos datos incompletos.

Zaragoza. Febrero de 2017

viernes, 10 de febrero de 2017

La Pepa

Proclamó Rivera en el Congreso de Ciudadanos que "los liberales de Cádiz han vuelto para gobernar", lo cual no deja de ser una declaración de intenciones genéricas. Sin entrar en debates históricos ni analizar punto por punto el discurso de presentación de Agustín de Argüelles, la Consitución de 1812 queda en el inconsciente colectivo por "su carácter liberal, su afán en la defensa de los derechos individuales, su posicionamiento en querer modificar caducas instituciones propias del Antiguo Régimen, y en general, de recoger medidas regeneradoras enfocadas, con espíritu idealista, en mejorar la sociedad (*)"

Pretender arrastrar el siglo XIX más de 200 años y establecer pormenorizadas comparaciones entre el preámbulo constitucional, ese que decía que "En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Autor y Legislador supremo de la Sociedad", el artículo 5º que señalaba quienes eran los hombres libres, la propia Constitución francesa de 1791 o, en general, la situación de un país en guerra, es del todo absurdo.

Por más que les pese a algunos, la comparación de Rivera sólo ha querido identificar la línea programática de Ciudadanos con lo que es más que evidente, que la de 1812 fue la primera Constitución promulgada en España, una de las más liberales de su tiempo, modelo para el desarrollo constitucional de muchos países iberoamericanos y europeos y que contribuyó a forjar caminos de libertad (*).

(*) (La Constitución de 1812, base del constitucionalismo español y fuente para Europa y América. Alberto Ramos Santana).

Zaragoza. Febrero de 2017

miércoles, 8 de febrero de 2017

El moderno Oráculo de Delfos

En la Grecia antigua cuando se deseaba consultar la opinión de los dioses o conocer el desenlace de un hecho futuro se recurría al Oráculo de Delfos. Allí, previa ofrenda a Apolo y el sacrificio de una cabra, se preguntaba a la Pitia, la sacerdotisa, instalada en la cripta del templo, que respondía de una forma absurda e incoherente la mayoría de las veces. Para traducir la respuesta de la Pitia, se prestaban los sacerdotes que daban una versión más comprensible y en ocasiones favorable a los intereses de quien, ocultamente, los condicionaba.

En nuestro ayuntamiento también se recurre a la evolución del Oráculo de Delfos en forma de informes técnicos de toda condición. Si la opinión de los técnicos municipales no es la deseada por los consejeros de turno, siempre se puede encontrar una segunda opinión más favorable.

En ocasiones se recurre a informes técnicos de la propia casa (que nunca resultan gratis en términos de tiempo y dedicación), de la Universidad o de consultoras externas; hemos visto ejemplos de todo ello en los casos de internalización de las tareas incluidas en la operatividad diaria de la Planta de recuperación de agua y la Estación depuradora La Almozara o del 010.

Hoy aparece en la prensa, en relación al tranvía, lo siguiente: "El Ayuntamiento y la DGA contrataron hasta diez estudios, informes y asistencias técnicas para poder lanzar el proyecto, que sumaron un coste de 4,2 millones. En algunos casos sufrieron sobrecostes, y el informe del Tribunal habla de «incidencias e irregularidades» en algunos de ellos. Además, refleja cómo se encargaron de forma solapada, y critica que los resultados de algunos documentos no se pusieron a disposición de las empresas que iban a elaborar otros estudios sobre asuntos relacionados".

Todo un catálogo de lo que no debe hacerse, o dicho de otra forma: manual práctico de cómo utilizar los fondos públicos en beneficio propio. Falta por ver si el discípulo superará al maestro y en este mandato se igualarán o superarán los niveles alcanzados en años anteriores. De momento parece que se siguen acercando cabras al pié del monte Parnaso, veremos cuanto nos va a costar el rebaño.

Zaragoza. Febrero de 2017