Buscar este blog

jueves, 23 de febrero de 2017

Miralbueno. Una breve explicación contable




Entender la contabilidad de un municipio de una Junta de Distrito no es una tarea fácil. Hay que tener presente una serie de conceptos y contar con la información adecuada antes de comprometer la propia palabra para reducir el riesgo de “meteduras de pata”.

Unos conceptos básicos para empezar. Cualquier pago desde una Junta de Distrito, particularmente la que nos ocupa que es la de Miralbueno, atraviesa una serie de fases: La Fase A de “Autorización del gasto”, es cuando se acuerda la realización de un gasto determinado y en ese mismo momento se reserva la totalidad o parte de un crédito presupuestario. En la siguiente fase, Fase D de “Disposición o compromiso del gasto” se acuerda la realización de los correspondientes gastos (por ejemplo, después de seguir el procedimiento de licitación, se adjudica la obra a un contratista por un determinado importe). La siguiente fase, Fase O, “Reconocimiento y liquidación de la obligación” es cuando se reconoce la obligación derivada de una entrega o certificación de una obra. Finalmente la Fase P de “Ordenación de pago” lleva a la realización del pago definitivo al proveedor, lo cual tampoco quiere decir que el dinero salga de la caja de manera inmediata.

Disponer del estado real del presupuesto de gastos de una junta, supone conocer la fase de cada uno de los gastos comprometidos. Quedarse con los datos de la última fase, facturas efectivamente pagadas, y obviar el resto de fases no deja toda la información al descubierto.

La liquidación del presupuesto de gastos: de la Junta de Miralbueno arroja los siguientes datos, según reflejo de la contabilidad municipal:

Los créditos presupuestarios autorizados por el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ascendieron a 36.872,00 euros, de los cuales a fecha del cierre de la contabilidad municipal habían sido comprometidos 36.087,82 para la realización de gastos

Los pagos, es decir, el importe de las obligaciones reconocidas en el ejercicio que se han pagado ascendió a 17.958,98 euros. Es evidente que siempre hay un desfase entre lo ejecutado/certificado y lo efectivamente pagado por plazos de pago, errores administrativos, etc.

Este desfase, es decir las obligaciones pendientes de pago a 31 de diciembre ascendieron a 18.128,84 euros. Su importe será el resultado de deducir de las obligaciones reconocidas netas (36.087,82) los pagos realizados (17.958,98 ).

El remanente de crédito, es decir, el crédito definitivo que no se ha consumido en el ejercicio se calcula como diferencia entre los créditos definitivos (36.872,00) y las obligaciones reconocidas netas (36.087,82 ), o lo que es lo mismo: 784,18 euros.

Esta es la cifra final, 784,18 euros son los no ejecutados que volverán a las arcas municipales para pagar proveedores o reducir deuda, tan solo un 2% del presupuesto inicial y muy en la línea con otros distritos de la Ciudad: Actur 699,01 euros; Las Fuentes 971,82 euros ; Torrero 506,40 euros, etc. Sólo se apartan de estas cifras Santa Isabel con 7.703,80 euros, Centro con 8.629,96 euros y por el otro extremo, y merece especial mención por lo ajustado, El Rabal con ¡0,11 euros!

Estos son los datos ciertos, si la información que se pública en la página web municipal no es completa, será necesario analizar la posibilidad de hacerlo. En cualquier caso, los concejales presidentes de las Juntas Municipales, al menos los de la oposición, no son responsables de la mala interpretación que se haga a partir de unos datos incompletos.

Zaragoza. Febrero de 2017

No hay comentarios: